Safari siempre ha sido mi navegador por defecto. Tengo instalado Chrome y también Firefox pero mi día a día transcurre en la aplicación de Apple. Ahora con la llegada macOS High Sierra creo que todos los que useis otro navegador distinto a Safari deberíais darle una oportunidad. ¿Por qué? En primer lugar por el rendimiento y velocidad que ofrece desde el primer momento, en segundo lugar por lo que os cuento a continuación.

Safari 11, más allá de un gran rendimiento

Safari en su versión 11 ha mejorado el rendimiento y velocidad con que carga una web, con la que renderiza cada elemento y con la que interpreta javascript. Creo que cualquiera que lo haya usado ya habrá notado la diferencia. Aún así, esta actualización va más allá e incorpora algunas novedades que mejorarán mucho la experiencia.

Intelligent Tracking Prevention es la primera y más importante. Gracias esta tecnología podremos evitar que las cookies insertadas en numerosos sitios nos persigan por internet. Sí, esa pesada situación en la que miras un producto cualquiera y durante un mes te está persiguiendo en los banners de mil sitios.

¿Cómo previene ese rastreo? Pues así de forma sencilla, Intelligent Tracking Prevention analiza cada cookie y el uso de nuestros datos (si os interesan detalles más técnicos aquí tenéis información). A partir de ahí permite un día de uso “normal” y luego bloquea todo aquello que no sea útil y provechoso para el usuario. Por ejemplo, permanecer conectado a un sitio o guardar algún tipo de configuración.  Claro que todo esto es sólo lo más superficial, también ayudará a que nuestra navegación sea más privada. Algo que como ya sabréis Apple se toma muy en serio.

La otra gran novedad de Safari es la posibilidad de personalizar los ajustes de cada sitio. Si hacéis clic derecho sobre la caja de dirección veréis que aparece un menú que nos da opción a acceder a los ajustes del sitio.

Una vez accedemos a los ajustes, y según las características del mismo, podremos ver las diferentes opciones que ofrece. Como activar el uso del modo lectura cuando esté disponible, activar bloqueadores de contenido, detener la reproducción automática de contenido con sonido, todo o ninguno; así como indicarle qué ha de hacer si el sitio quiere usar nuestra cámara, micrófono o datos de ubicación.

Si le dedicáis un ratito la navegación en vuestro sitios favoritos puede ser un poco mejor. En otros directamente (no señalo a ningún periódico) una experiencia aceptable gracias a ese bloqueo de contenido con reproducción automática.

Sumando todo esto a la mejora en desempeño, el menor consumo (algo importante frente a glotones de ram y batería como Chrome), etc. hacen que Safari merezca una oportunidad. Vosotros decidís, si dais el salto comentad qué os parece.

Bonus extra: Safari en iOS

Safari en iOS también disfruta de estas nuevas habilidades. Si vais a los Ajustes > Safari veréis que tenéis una sección de Privacidad y Seguridad donde configurar varios apartados. Si activáis Impedir seguimiento entre sitios conseguiréis un uso más seguro.