Beats, compañía ahora perteneciente a Apple, ha logrado algo muy envidiado por muchas marcas: vender un producto que no es el mejor a un precio alto, uno  que muchos fabricantes quisieran poder poner a sus productos y venderlos igual. ¿Cómo? Pues gracias al poder del marketing y una ecualización de sonido odiada por los más audiofilos pero, al parecer, amada por una gran mayoría.

Yo he sido crítico realista a la hora de hablar de ellos y creo que entre todos los modelos disponibles sólo los Studio Wireless logran cumplir expectativas. El resto me generan más dudas. Aún así, aprovechando la oportunidad de poder probar los Beats Solo3 Wireless me animo con una pequeña review por si os sirve de algo ahora o en un futuro.

Beats Solo3 Wireless, cuestión de imagen

El diseño de los productos Beats creo que es lo suficientemente acertado como para gustar a la mayoría. Todos sus productos tienen un toque muy urbano, lo que ha hecho que gracias a la publicidad y el uso estratégico de ciertos famosos los hayan colocado como producto deseado. Pero dejando a un lado esto, vemos cómo son estos Beats Solo3 Wireless.

Los auriculares que os muestro son de tipo diadema. No son muy grandes por lo que las almohadillas reposan sobre nuestras orejas. Aun así, gracias al material, que resulta bastante suave y suficientemente blando, ni generan calor ni tampoco fatiga durante largos periodos de uso. Además la presión que ejercen no es molesta, aunque siempre se pueden colocar unos libros de por medio durante unos días para que cedan un poco.

Volviendo a lo más estricto del diseño. Estéticamente me parecen atractivos. En color negro me gustan mucho más pero estos plateados y blancos son muy válidos para la mayoría. Aún así hay una gran variedad de colores.

Más detalles a conocer es que uno de lo auriculares incluye una botonera que nos permite los mismos controles del manos libre de los EarPods cuando lo conectamos a un iPhone o iPad: reproducir o pausar la música, cambiar el volumen o invocar a Siri. En otros dispositivos como Mac o Android las funciones habituales de cualquier tipo de mando de manos libres.

Y poco más, creo que con unas cuantas imágenes se ve perfectamente cómo son. Yo sumo sólo que los materiales son de calidad, pintan bastante robustos y me constan que aguantan bien en paso del tiempo.

Experiencia de uso y calidad de sonido

Entremos en lo importante: la experiencia de uso y la calidad de sonido. Dos aspectos que deben pesarnos siempre muchos más que el diseño. Que ya nos conocemos, elegimos unos auriculares antes que otros porque nos resultan más bonitos y luego la calidad de audio hace que nos arrepintamos.

A nivel de experiencia de uso no tengo quejas. Gracias al chip W1 tenemos una gran facilidad para emparejar dispositivos, especialmente los de Apple, y una gestión de la conectividad Bluetooth y autonomía sobresaliente, casi 40h y sistema de carga rápida que permite en 10 minutos tener unas 3h de autonomía (sí, son cifras cercanas a las oficiales pero es que se cumplen). Todo sin contar que te puedes alejar del dispositivo varios metros y disfrutar de una reproducción sin cortes.

En calidad de sonido la cosa cambia, es la cara B del producto. El cómo suenan estos auriculares de Beats no es algo negativo, el punto está en que ecualizan de forma que dan mucho más peso a los graves que a los agudos. Esto para quien prefiera ese, permitidme la expresión, “boom boom boom” será algo positivo.

Si por el contrario te gusta apreciar bien cada matiz, que los graves no se coman los agudos o simplemente tener una representación de la escena sonora más realista creo que estos no son los auriculares ideales. Es cierto que si no tienes referencias de otro producto de mayores prestaciones su característico sonido atrapa. Pero si has probado productos de mayor calidad entonces no puedes decir más que el sonido es decente, algo superior a la media de auriculares normales pero nada más.

 

Los más audiofilos saben y prefieren otras opciones más planas y equilibradas. Pero como digo, todo es cuestión de gustos y a muchos les encanta que suenen como suenan. Yo prefiero, puestos a gastar unos 300-350 €, alternativas como los Sony MDR-1000X o los Bose QC35. Incluso los Plantronics BackBeat Pro que son algo más económicos.

Conclusión

Cada uno es libre de elegir y hacer lo que crea oportuno. A mi los auricular Beats Solo3 Wireless me gustan pero creo que tienen un precio demasiado elevado para lo que ofrecen en términos de calidad sonora.

Los 299,95€ que cuestan en la tienda de Apple me resultan difíciles de justificar. Si te los regalan con la compra de un Mac en su clásica promoción de vuelta al cole bien, pero si no es así ya digo que hay opciones similares en precio más llamativas y de calidad a mi parecer. Igualmente, si queréis comprarlos en tiendas como Amazon (217€)  se pueden encontrar a un precio reducido que hacen que “cuesten” menos.

Si queréis tres alternativas más recomendables son:

Por último, esto no es más que mi opinión. Si te parecen todo lo contrario me gustaría saber qué es lo que te convencen de ellos. Por si acaso hay algún detalle que yo no vea. Pero creo que más allá de la experiencia de uso que sí me parece de notable alto, en sonido pueden mejorar.